Aniversario Viajes Viramundo

Viramundo, un sueño que nació para volar

El sueño de montar una agencia de viajes comenzó hace 40 años.  Juana María Albertí de Sacchi (casi 50 años de edad) trabajaba en el área de publicidad en la empresa Leo Burnett. María José Rodríguez tenía 25 o 26 años, también estaba en el gremio, pero era más novata.

Juani —como le dicen por cariño— amaba viajar y tenía la posibilidad económica para materializar su sueño (el de la agencia de viajes). María José quería conocer el mundo, hacer cosas nuevas. Las dos eran españolas y estaban en Venezuela. El venir de un mismo sitio y querer trabajar en el mismo país que las acogió, las unió aún más.

Cierta tarde, pautaron una reunión para conversar sobre sus proyectos y aspiraciones. Conocieron a sus respectivas familias ¡y decidieron emprender esa aventura juntas!

La pasión por lo que hacían era otro punto en el que coincidían (además de la nacionalidad y sus ganas de estar en Venezuela). A Albertí y Rodríguez no las movía el tema económico, el ganar dinero, eso nunca pasó por sus mentes en ningún momento, para ellas, lo más importante era trabajar con pasión, cuando lo haces, el trabajo sale y el dinero llega, afirman.

Al principio, nadie apostaba a ellas, una mujer joven, otra no tanto, con un emprendimiento de esa magnitud. “Alguien me dijo un día, un gerente de una línea aérea que nunca olvidaré: “pequeña te van a comer viva”, todavía sigo viva y nadie me ha comido y aquí estamos”, dice María José, quien aprovechó la oportunidad para rememorar otros momentos que han transcurrido desde que decidieron emprender este proyecto, como su primer fax.

Recordamos el primer fax que recibimos que teníamos que firmar, y no hacía falta reunirse con esa persona que necesitábamos la firma, porque nos iba a llegar a través de un cable, eso fue un punto de inflexión para nosotros y dijimos, el mundo no tiene límites, el avión no tiene límite, y de allí empezó un cambio enorme de la aviación, cuando llegó la tecnología”.

Desde entonces, Juani y María José han acumulado muchas experiencias, sueños, anhelos, algunos de ellos se han quedado atrás, en el olvido, difuminados en el aire. “Todo el mundo dice que los tiempos pasados fueron mejores, para mí no es verdad, lo mejor siempre está por venir, aunque recordamos cosas extraordinarias que hemos pasado en Viramundo”, agrega.

 

VIAJES VIRAMUNDO Aniversario 2020 1 300x225 - Aniversario Viajes Viramundo

Nos hicimos IATA

Pero, sin duda alguna, un momento que nunca podrá ser borrado por el olvido es el 15 de marzo de 1984, cuando pasan a formar parte de la IATA, un instrumento para la cooperación entre aerolíneas que les permite operar de manera segura y eficiente. Viramundo era una agencia pequeña, trabajaba lo mejor que podía, así que esta aprobación le dio el impulso que necesitaban. “La IATA fue importantísimo para mí y para Juani, para nosotras dos fue quizás de lo más importante que hemos hecho en la agencia, amén de que decíamos ´el local tiene que ser propio, tenemos que ir dando pasos importantes´, pero esa es una fecha que recuerdo muchísimo, cuando nos mandaron la aprobación, cuando cumplimos en aquella época, pues era todo diferente, era todo distinto”, recalca María José.

La pasión, como ellas mismas lo aseguran, ha sido fundamental para mantenerse operativas y cosechar grandes éxitos en su carrera, entre los cuales destaca, la primera vez que recibieron una placa  de una línea como American Airline. Aunque también han pasado por momentos tristes, momentos que las ha afectado notablemente como la desaparición de Viasa.

Pero en Viramundo tienen algo a su favor, algo que les da vida y los hace realmente especiales y es precisamente la sociedad que han logrado construir, una sociedad conformada por sus empleados, quienes con el tiempo se convirtieron en una gran familia.

 

Viajes Viramundo Aniversario 300x225 - Aniversario Viajes Viramundo

De izquierda a derecha: Juana María Albertí de Sacchi (La Sra. Juanita), María José Rodríguez, Alejandra Montesinos, Adriana Sacchi

Generación de relevo

Por muchos años, en Viramundo vieron las mismas caras. Luego vino la generación de relevo, lo más extraordinario —aseguran— no era que llegara el relevo joven, sino uno con preparación, “un relevo con una academia mucho más grande que la que nosotros teníamos, amén del vínculo que nos seguía uniendo que era el familiar, que es el que existe hoy”.

En ese sentido, María José rememoró  otra fecha que marcó la vida de la empresa y fue el 01 de diciembre de 2005 cuando Adriana Sacchi, hija de Juani, se incorporó al equipo.

Comenta que Adriana siempre estuvo allí, pero no como trabajadora, por eso asegura que la fecha más importante, tanto para ella como para Juani, fue cuando Adriana ingresó formalmente a Viramundo, “todo empezó a engranar en la época en que vivíamos y en la época que vivimos, es el engranaje perfecto”, resalta con gran emoción.

María José destaca con ahínco que en Viramundo han pasado muchas cosas, siguen pasando cosas, pero lo más interesante es mirar hacia adelante y poder avanzar. Es lo que ella y su socia saben hacer, por tal motivo, otro día, en otra reunión de trabajo, no precisan si en la mañana o en la tarde, acordaron abrir una oficina en Miami (EE.UU).

Eso se hizo porque había esta generación de relevo, esto se hizo porque Adriana estaba ahí, si no eso yo nunca lo haría, si ella no me acompaña, si ella no estuviera aquí, y ella seguro que piensa lo mismo, que lo hicimos porque estábamos juntas las tres y encontramos la persona ideal en Miami, desde luego que es Alejandra que se incorporó a ese Viramundo de allá”.

María José y Juani siguen presentes en Venezuela, quieren seguir estando aquí, quieren seguir contemplado el Ávila, con su brillo resplandeciente en las mañanas y sus hermosos matices al atardecer. “Nosotras tuvimos esa suerte, nos encontramos, aquí estamos, aquí seguimos y esperamos hacerlo por mucho tiempo”, concluyen con fe y determinación.

 

Categorías:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *